La Panadería y la Argumentación en la venta


La Panaderia y la Argumentación en la Venta
24 diciembre, 2016
¿Grasas o no grasas?



Grasas: ¿Por qué son importantes?
21 diciembre, 2017



Tendencias en panificación 2015

Tendencias en Panificación 2015

Tendencias en Panificación 2015

El sector de la panificación y los dulces de panadería es uno de los más versátiles del mercado. La adaptación del mercado no sólo se produce en términos de productos sino en hábito y lugar de compra. Las panaderías y/o pastelerías cobran cada vez más importancia dentro del supermercado de gran superficie y es cada vez más común que los productos sean elaborados en su última fase de cocción o preparación en ese mismo centro.

 

Según el Club del Pan, en América Latina existen 230.450 panaderías y en parte gracias a estas, la adaptación de distintos tipos de pan a las crecientes tendencias de salud hacen que los productos libres de gluten cobren cada vez más importancia y que los tamaños se vean reducidos. Se imponen también los formatos con distintos tipos de harina y granos. La importancia de los valores alimenticios de las frutas y los frutos secos hacen que estos aparezcan cada vez más en los productos de la panadería, cubriendo así la demanda de consumidores más conscientes de su salud. Los panes dulces o artículos de pastelería están más influenciados por la “moda” que determina nuevos formatos y estilos. La sempiterna reinvención del muffin o del cupcake continúa siendo una tendencia al alza. De la misma forma las rosquillas o doughnuts no dejan de cobrar importancia en los estantes de las panaderías y pastelerías. La reinvención de los sabores y formatos es continua. Muchos estudiosos de las tendencias apuntan a que serán las pies las siguientes en hacer su aparición en las panaderías aunque por ahora este tipo de productos todavía son minoritarios y estacionales. Cabe también destacar o reivindicar el espacio de los dulces tradicionales regionales. Uno de los factores que cobra cada vez más importancia en los productos de las panaderías es la textura. Parte importante del producto pero muchas veces poco resaltada como factor de venta, la textura cobra más importancia de cara a una saturación de productos con sabores, tamaños y formatos similares.

El consumo de pan en América Latina tiene distintos crecimientos o decrecimientos dependiendo del país. De acuerdo con los datos de Euromonitor, Chile sigue liderando el consumo per capita, llegado al 88% de la población como consumidores activos de pan. Mercados como Perú y Colombia también muestran crecimiento y otros como Argentina se imponen en el consumo de productos como galletas. Chile consume cerca de 90kg por persona y año, Argentina cerca de 80kg por persona y año como las naciones latinas que más consumen. Aún así, distan de los 100kg que consume cada alemán por año.

 

El punto de venta

Un factor cada  vez más relevante para el mercado de panificación es el punto de venta. Muchas grandes superficies aumentan el espacio dedicado a la panadería y dulces ya que América Latina no es ajena a la tendencia europea que hace que cada vez se compre más pan en el lugar donde se compra el resto de la cesta familiar. Esto responde también al cambio de los hábitos cada vez mas común entre la creciente clase media. Como consecuencia tanto el espacio de anaquel como el diseño del empaque cobra aún más fuerza de cara a una competencia cada vez mayor. Los vendedores al por menor buscan también formatos únicos y especiales y exclusividades que ayuden a atraer a los compradores por encima de otros lugares distintos.

 

El consumidor

El perfil del consumidor es muy variado dependiendo de la región y el país en el que se encuentre pero por encima de todo y generalizando, es un consumidor que sabe un poco mas acerca de su salud, especialmente los que están en núcleos urbanos extensamente poblados y con mayor capacidad adquisitiva. Esto hace que demanden productos más saludables mientras que los productos de la panadería sigan siendo una indulgencia. Los productos fortificado o libres de gluten junto con aquellos hechos de granos mas tradicionales o con harinas de maíz son cada vez más comunes. Los formatos tienen también una variación ya que según se va movilizando el estilo de vida de las personas es mas complicado poder tomar el tiempo para consumir un producto, y se hace cada vez mas “sobre la marcha”. Los “millenials” o aquellas personas de edad comprendida entre los 15 y 35 años conforman casi dos tercios de la población mundial. Este tipo de consumidor tiene mas conocimiento de los componentes e ingredientes de los alimentos, lo cual empuja a la industria a producir etiquetas más claras y concisas. Su estilo de vida también hace que el consumo de snacks sobre la marcha o en el lugar de empleo sea cada vez mas común, lo cual ha llevado y llevará a la industria a una “snackificación” de casi todos los tipos de alimentos. Este consumidor también distingue entre los carbohidratos y las grasas que son “buenos y malos”, con lo que demanda, especialmente del sector de panificación unos ingredientes más saludables en los productos.

 

Fabricantes y procesadores

Los proveedores de equipos e ingredientes junto con los procesadores son los principales encargados de poder ofrecerle al consumidor el tipo de producto que desea. Dejando aparte la elaboración artesanal, que también es importante, los procesadores necesitan ofrecer más y mejores variedades que sean capaces de satisfacer las necesidades variadas y crecientes de los consumidores. Muchos optan por una gran variedad de productos congelados y ultracongelados que permiten que los establecimientos de venta al por menor realicen  la última parte de la cocción, ofreciendo un producto fresco hecho en el día. Para esto los procesadores requieren equipos con alta versatilidad en cuanto a la gama de productos que pueden preparar, menores tiempos de cambio y adaptación y un nivel de higiene total.

Ver Artículo Original

Compartir esto
Top